Elena y Jaume desprendían un encanto especial y así lo transmitieron en su boda rústica. Miquel Guillemas Photographer captó a la perfección el espíritu tranquilo de esta pareja como puede verse en las imágenes que se realizaron en la parte más antigua de Masia Parcerisas. La bodega o las tinas de la era se convirtieron en el telón de fondo de la sesión de fotos posterior a la ceremonia.

El Mirador de Montserrat fue el catering encargado de ofrecer la copa de bienvenida, aperitivo y banquete. Todo decorado con las flores de Rosa de Abril Floristería y con la música de DJ Knight.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?